XXXII Domingo de tiempo ordinario (Ciclo A)

Introducción

Permanecer vigilantes es una actitud cristiana, con el corazón libre de toda atadura, con ninguna deuda de amor ni de perdón para con nadie, con la esperanza puesta en el Dios que salva. Tenemos una fecha de caducidad, tenemos que afrontar la experiencia de la muerte ¿cuándo? Es una pregunta sin respuesta en este tema, por tanto, la invitación es a no bajar la vigilancia, estar continuamente preparados para dejar el regalo que se nos ha concedido y así abrazar la plenitud de la vida, no perdamos de vista a Dios, no dejemos de interpretar sus constantes manifestaciones.

BUSCA LA SABIDURÍA

¿Cuál es el último destino del ser humano? Buscar la sabiduría constantemente nos abriría la puerta a lo bueno, lo bello, lo único, lo verdadero, esto nos llevaría a la esencia de la vida, aquello que la lleva más allá de la experiencia de la finitud y de la muerte. La SABIDURÍA desde una visión bíblica no es memorizar conceptos o estudiar muchas cosas, no se refiere a la cantidad de lo que se sabe, sino a la calidad, esto significa, descubrir día con día la dimensión más profunda de nosotros mismos y de Dios. Por tanto, la SABIDURÍA es el pensar correctamente para ser consciente de las decisiones que voy tomando de manera acertada y vivir una vida justa ante mí, ante los demás, ante Dios. La sabiduría podríamos decir que es el conocimiento necesario para la acción. Y a todo esto ¿Dónde encontrar la SABIDURÍA? La primera lectura nos ofrece una respuesta, EN DIOS, el autor de la vida y de la creación. La primera lectura es un poema en el que se presenta la acción de Dios que está en constante encuentro con nosotros, SÍ, DIOS SALE Y QUIERE, DESEA ENCONTRARSE CON NOSOTROS, NO SOMOS NOSOTROS LOS QUE ENCONTRAMOS A DIOS, ES ÉL QUIEN NOS ESTÁ BUSCANDO. Sin sabiduría perderemos la esperanza de vivir en esta situación extraordinaria en la que nos encontramos, perderemos a nuestros seres queridos y perderemos con ellos la FE, en la RESURRECCIÓN.

En resumen, podríamos interpretar desde la primera lectura que la sabiduría es BUSCAR O DESCUBRIR CONSTANTEMENTE LO QUE NUNCA MUERE, EL AMOR (a-sin; mor, mortis- muerte) aquello que dignifica y da sabor a nuestras existencias. De aquí que quien quiere vivir en el VERDADERO AMOR, DÉJESE ENCONTRAR POR DIOS.

PARA EL CREYENTE SU DESTINO ES LA CASA PATERNA

¿Qué después de la muerte? Una pregunta complicada y que a lo largo de la historia de la humanidad se ha querido ofrecer una respuesta. La segunda lectura entendiendo un poco el contexto en la que se escribe nos ofrece una respuesta desde la RESURRECCIÓN. Las primeras comunidades cristianas esperaban la “parusía” un termino que tiene que ver con la segunda venida de Jesús, que era una convicción bastante común. Siempre se ha hablado del final de los tiempos, decían que en el 1996, en el 2000, 2010, etc. el final no se ha terminado de completar. San Pablo evoluciona el pensar y la teología de su tiempo, porque el fin del mundo no debe ser interpretada como una irrupción apocalíptica, sino como un proceso que se va consumando misteriosamente en esta historia, que es nuestra historia, por una parte va muriendo y por otra parte evoluciona hacia un mundo mejor y más hermoso, en medio de acontecimientos críticos como el que estamos viviendo, de tiempos de incertidumbre, para VOLVER A RESURGIR CON ESPERANZA Y CON LUZ. El mensaje de Jesús es muy claro y no inventemos otras cosas, LOS MUERTOS ESTÁN VIVOS, en una discusión que los saduceos le habían cuestionado sobre el destino de los que ha muerto (cfr. Mc 12, 18-27). Jesús, nos ofrece la clave para mantener la esperanza, LA VIDA ES ALGO QUE NUNCA MUERE.

En Resumen, podríamos decir que para los creyentes no es la muerte el toque definitivo en la vida, sino la esperanza puesta en la RESURRECCIÓN, para quienes no creen o para quienes creen en otras ideas no es la vida eterna un lugar pensable para ellos, así que DECÍDETE y EXPERIMENTA LA ESPERANZA DE LA VIDA ETERNA, no después de la muerte SINO AHORA, YA, EN ESTE MOMENTO. TUS AMIGOS Y FAMILIARES ESTÁN MÁS VIVOS QUE NOSOTROS MISMOS.

LA FE EN LA VIDA ETERNA ¿NOS EXIGE UNA ACTITUD?


¿DE VERDAD CREES EN LA VIDA ETERNA? Y ¿CÓMO TE LA IMAGINAS? Yo espero que tengamos fútbol y café. Fútbol para jugar con los amigos, para convivir con los grandes futbolistas y para divertirnos; y el café para sentarme a platicar con Dios, cara a cara, sentados para conversar de lo bien que lo pasé en la tierra, para hablarle de los amigos que pude hacer, para hablarle de la familia que me enseñó a amarle, para decirle de mis travesuras y de mis errores. Jesús en el texto del Evangelio utiliza la imagen de una boda para tocar dos actitudes ESPERA Y ESPERANZA, como cuando la novia está a la espera de su amor por la llegada de su amado, de su esposo, quizá hoy día esta imagen para nosotros ya no sea tan representativa o significativa, cada día las relaciones son más frías, son menos románticas y simplemente son diferentes. Pero los protagonistas no son ni el novio (que lo será al final de todo), ni la novia, en este caso, sino las personas que acompañan la alegría de la amiga. Eso quiere decir que ellas se alegran en gran manera con este momento, como si ellas mismas estuvieran implicadas, tanto como la novia, y sin duda la narración da a entender que debían estarlo; pero para este momento de amor y de gracia hay que estar preparados, o lo que es lo mismo, deben abrirse a la sabiduría que hablábamos en la primera lectura; el júbilo que se respiraba en una boda como la que Jesús describe es lo propio de algo que alcanza su punta en la venida del esposo.

Lo importante ES ESTAR PREPARADOS PARA LA VIDA ETERNA. Por tanto, es una cuestión de entender el tema en términos de cómo nos enfrentamos a lo más importante de nuestra vida: la muerte y la eternidad: ¿con sabiduría? ¿con alegría? ¿con luz? ¿con esperanza? Este mundo puede ser “casi eterno”, si lo cuidáramos, pero nosotros no lo seremos EN ESTE MUNDO. Estamos llamados a una presencia de Dios y eso es como una boda, el anhelo de ese momento o de lo contrario seremos unos necios y no podremos entender el amor, la eternidad, la felicidad sin límite. Y TÚ: ¿TE ESTÁS PREPARANDO DÍA CON DÍA PARA CONTEMPLAR AL AMOR CARA A CARA? ¿REALMENTE ESTÁS ESPERANZADO EN ESTE MOMENTO? ¿REALMENTE ANHELAS LA VIDA ETERNA?

Excelente Domingo.

Publicaciones recientes
Archivo
Search By Tags