DOMINGO XXII TIEMPO ORDINARIO Domingo 30 de agosto 2020


¿Qué tanto me dejo seducir por Dios?


La Primera Lectura nos ofrece una oportunidad de reflexionar en la seducción de Dios; un Dios que se va manifestando en nuestra vida ordinaria, en momentos complicados, en momentos alegres, en momentos de incertidumbre. Esa seducción de Dios no se trata de un momento, no se trata de sentirse bien, sino desde una experiencia profunda que va transformando desde el interior del ser humano y lo capacita para obtener una manera de interpretar la vida con un horizonte totalmente diverso y que en ocasiones trae situaciones de conflicto con los demás, no por cualquier cosa, sino por las cosas que de Dios son importantes. ¿qué tanto nos seduce Dios en nuestra vida y qué tanto estamos dispuestos a dejarnos seducir por la fuerza de Dios?

Ser una ofrenda viva

La perfección del culto divino es NUESTRA PROPIA VIDA, una vida que se dona, regala, se entrega totalmente a Dios, desde la condición en la que nos encontramos cada cual desde lo que hace de ordinario en la vida. Eres esposo o esposa, entrégate al máximo, eres padre o madre de una familia entrega todo y no te guardes nada, eres hija, hijo, estudiante, trabajador, trabajadora entre todo lo que eres desde el ambiente en el que te desenvuelves para que tu alegría, tu entrega, tenga FRUTO, fruto de vida, de pasión por la vida, de entrega constante. DEJEMOS LOS CULTOS VACÍOS DE RITUALISMOS POR CULTOS VIVOS QUE DEN VIDA. Que nos dejemos transformar por Dios desde el interior de nuestras personas y que esto nos ayude a saber discernir la voluntad de Dios en nuestra vida para saber diferenciar lo que es bueno, lo que agrada al PADRE, lo perfecto desde EL AMOR.


QUIERES SEGUIRME? TOMA TU CRUZ...

Renunciar a nuestros egoísmos, a nuestras soberbias, a nuestros cerrazones, nos abrirá la puerta del seguimiento a JESÚS, ¿sabes que nos detiene en este seguimiento? NOSOTROS MISMOS, no son los demás, no son las cosas, no son los acontecimientos, SIMPLEMENTE SOMOS NOSOTROS MISMOS. Y ¿Qué significa tomar la cruz? Quien quiera interpretarlo desde el sufrimiento que lo haga, pero tomar la cruz simboliza más nuestra propia vida ORDINARIA y SENCILLA, esa la que todos los días nos corresponde vivir; esa es la cruz que debemos llevar en nuestros hombros, porque es en la propia vida de cada uno de nosotros que DIOS se va manifestando y se va haciendo parte de nuestro caminar, una vida dedicada a la ENTREGA, AL AMOR, AL PERDÓN, AL DISFRUTAR Y DARLE VERDADERO SENTIDO A LA VIDA, una vida que se disfruta viviendo. La tarea estás encilla, APRENDE A TOMAR TU VIDA AL MÁXIMO CON PASIÓN, CON AMOR Y LLÉVALA AL EXTREMO DE UNA VIDA QUE SE ENTREGA A LOS DEMÁS.

Publicaciones recientes
Archivo
Search By Tags